Category

Canalizaciones

Oración al Arcángel Miguel

By | Canalizaciones | Sin comentarios

(Canalizada por Jimena Acevedo)

San Miguel Arcángel Celestial
Príncipe de la milicia contra el que daña al hombre
Libertador y liberador de la perdición
Fuerte y poderoso
Que con la voluntad de Dios exorcizas y exhortas a Satanás y lo reprimes para que sea el bien y Dios en la tierra y los seres que te rogamos con todo nuestro ser, tu amor, tu protección, tu guía y tu espada con la mía sea en este día para hacer lo que Dios que ama desee para nuestro bien.
Gracias San Miguel
Dios nos guía
Amen, Amen, Amen.

LA CONSAGRACIÓN DEL CUARTO

La bendición que se da aquí para consagrar  o purificar la casa o el cuarto, ha sido útil por un sin número de años, y por medio de ella han recibido bien en abundancia. Sosegadamente toma un asiento en la habitación y en voz alta pronuncia estas palabras.

En este cuarto hay solo una presencia, la presencia de Dios, lo bueno. Dios, lo bueno habita aquí. Cualquiera que entre sentirá la presencia Divina de Dios de lo bueno.

Aquí hay sólo una presencia, la presencia de la vida. No se ve la muerte ni se le teme a ella. Solo hay vida. Todo temor se desecha. Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de la vida pura y bendita de Dios.

Aquí hay sólo una presencia, la presencia de la verdad. Nada falso  puede entrar. En este cuarto no se encuentra el engaño, ni la envidia, ni los celos, ni el egoísmo.  Se desecha todo pensamiento falso.  Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de la verdad.

Aquí hay solo una presencia, la presencia de la salud. Ninguna enfermedad puede entrar, ninguna impureza, ningún temor. Toda enfermedad y flaqueza será echada afuera.  Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de la salud.

Aquí hay solo una presencia, la presencia de la pureza. Ningún pensamiento impuro puede entrar.  Yo habito en la pura y bendita presencia de Dios.  Cualquiera que entre aquí, sentirá esta presencia pura y bendita de Dios.

En este cuarto se aposentan la paz y la armonía. Aquí yo vivo en la presencia de la paz. Ningún pensamiento de inquietud y discordia puede entrar.  Yo habito en la pura y bendita presencia de Dios. Cualquiera que entre aquí, sentirá esta presencia pura y bendita de Dios.

En este cuarto se aposenta la belleza. Aquí hay solo una presencia. La presencia de lo bello.  En Dios existe toda belleza espiritual. Esta habitación está glorificada por su bendita presencia.  Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de lo bello, de todas las cosas santas y perfectas.

Aquí hay solo una presencia, la presencia de la sabiduría.  La necesidad, la ignorancia, la duda y la superstición son desechadas.  Dios que es toda sabiduría habita aquí, yo vivo y me muevo en la presencia de esta sabiduría. Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de la sabiduría.

Aquí hay solo una presencia, la presencia de gozo. Se manifiesta por todas partes. Ninguna pena puede entrar. La pesadumbre se desecha. Aquí habita el gozo del Señor, por tanto yo sobreabundo en alegría. Cualquiera que entre aquí, sentirá la presencia del gozo.

Aquí solo el amor se aposenta, llenando el espacio de este cuarto.  Dios es amor y el amor habita aquí. Todo sentimiento de cólera, de resentimiento y de venganza es desechado.  En el amor yo vivo, me muevo y tengo mi ser. Cualquiera que entre aquí sentirá la presencia de su sano amor.

Te doy las gracias, oh padre celestial, porque tu presencia ocupa este cuarto: porque vivo y me muevo en ti, Santísimo Cristo: porque vivo en tu vida, en tu verdad, en tu integridad, en tu paz, en tu sabiduría, en tu gozo, en tu prosperidad y en tu amor. Estoy agradecido por que todos los que entren aquí sientan tu presencia.